Cinco son los establecimientos que han incorporado en sus aulas las iniciativas preventivas, actividades que forman parte de la prevención universal del SENDA Previene.

Durante el mes de mayo, docentes y directivos de cinco establecimientos educacionales de la comuna fueron capacitados en diversas temáticas relacionadas a la prevención del consumo de drogas y alcohol en niños (as) y adolescentes, tales como “Detección Precoz”, “Inclusión Curricular” y/o “Gestión Escolar Preventiva”, encuentros que forman parte de la primera fase del programa denominado Competencias Preventivas.

Así, en el presente mes esta iniciativa ha sumado otros tres colegios y liceos, los cuales han dado inicio a la segunda fase del programa denominado “Iniciativas Preventivas”, la cual tiene por objetivo hacer partícipe a la comunidad educativa en las actividades de SENDA a nivel educacional, fomentando la problematización del consumo de drogas y alcohol tanto en padres/apoderados y alumnos, y promoviendo a su vez, conductas saludables que disminuyan la influencia de factores de riesgo.

 Al respecto la coordinadora del SENDA Previene Comunal, Yerka Polanco, comentó que las iniciativas preventivas consideran la ejecución de una de las siguientes actividades: Estrategia de Pares, Habilidades Parentales o Debates Estudiantiles, de las cuales una es seleccionada por el equipo docente de un establecimiento educacional que esté inserto en el programa de Competencias Preventivas según las necesidades que ellos hayan detectado en sus aulas.

“Las actividades contempladas en la realización de estas iniciativas, además de abordar los riesgos que conlleva el consumo de drogas y alcohol, promueve capacidades como el análisis individual y grupal, la crítica constructiva de problemáticas sociales, la formulación de opiniones, y por ende, la capacidad de mostrar a los demás posturas personales informadas y fundamentadas”, explicó la profesional.

 Por su parte, Juan José Vallejos, profesional de apoyo del SENDA Lanco, manifiestó que “hasta el momento, hemos tenido una adecuada relación con los encargados de prevención y convivencia de los establecimientos educacionales, factor que ha facilitado la ejecución de las iniciativas preventivas al obtener una adecuada participación por parte de padres y/o alumnos, según lo amerite la iniciativa seleccionada por el colegio”.